Le Corbusier et la question du brutalisme. Jacques Sibriglio, editor

LC BRUTALISME

Le Corbusier et la question du brutalisme

Con motivo de la exposición homónima celebrada en Marsella entre octubre y diciembre de 2013, se ha publicado el catálogo que ahora nos ocupa. Más que catálogo se trata de una colección de ensayos que tienen como denominador común la proximidad de Le Corbusier a la estética (o ética) acuñada como “brutalismo” por Reyner Banham. Los distintos ensayos tratan de ofrecer distintas angulaciones a esta cuestión.

Como podemos leer en la contaportada del libro: “En el curso de sus últimos veinte años de su carrera, Corbusier experimenta una nueva estética que fuertemente va a marcar sus obras. Con este enfoque, su voluntad pretende apartarse de todo academicismo, incluso el moderno, utilizando la forma como instrumento crítico para inventar una escritura innovadora que los críticos no van a tardar en designar bajo el nombre de “brutalismo”. Esta nueva dirección que él definió como la búsqueda de una “síntesis de las artes” asocia alrededor de la arquitectura el conjunto de las artes mayores: pintura, escultura, tapicería, esmaltes, dibujos… Este libro aborda aquello que fundamentó este movimiento desde un doble punto de vista ético y estético analizando las diferentes realizaciones de esta obra polimorfa completamente singular en el panorama de la arquitectura del XX.

Para ello se introducen distintos capítulos que van desengranando este argumento. Tras la introducción de Antoine Picon sobre “la inquietud en arquitectura” como motor de intensa actividad de Le Corbusier y su incesante “recherche patiente”, podemos encontrar artículos de Jacques Sibriglio, quien en “Qu’avez-vous voulu me dire?” reflexiona sobre la indiferencia de Le Corbusier a esta denominación y, por el contrario, ofrece una genealogía de su afinidad a la rusticidad material, así como aquellos aspectos –números, proporciones, música, escultura, sección, luz y color- que permiten encuadrar algunas de sus obras en esta tendencia. Para corroborarlo, se incluye la traducción del conocido artículo de Reyner Banham “The New Brutalisme” (The Architectural Review nº 708, diciembre 1955). Stanislaus von Moos introduce la cuestión de las ruinas producidas por la guerra, como imaginario donde confrontar su obra, así como las afinidades con el art brut o las tendencias arquitectónicas que surgen tras el conflicto bélico. Igualmente, Emmanuel Rubio incide sobre el reencuentro de la materia y la estética de las ruinas. Jacques Lucan, sobre “le calendrier Le Corbusier” a partir de los cincuenta, sus asociaciones con la pintura y la escultura y la noción de espacio indicible. Cyrille Simonnet desvela las diferencias del béton brut en América (Carpenter Center for the Visual Arts), India (Chandigarh) y Francia, (La Tourette). Roberto Gargiani y Anna Rosellini reeditan la crónica de la construcción de la Unité d’habitation de Marseille que ya revelaron en su libro sobre Béton Brut and Ineffable Space, 1940-1965 (véase la recensión en este mismo blog de 2012/02/19). Maddalena Mameli nos ofrece una indagación sobre las relaciones entre Le Corbusier y Constantino Nivola y su traslación a los relieves en sus muros de hormigón. Éric Mouchet incide sobre los temas invariantes en la pintura de Le Corbusier y, especialmente, la cuerda como objeto icónico en su obra plástica. Jacques Sibriglio expone alguna de las propuestas que Le Corbusier realiza para la ciudad de Marsella. En el siguiente artículo ofrece un comentario sobre la exposición Le Corbusier revient à Marseille.  LC au J1 celebrada en Marsella entre octubre y diciembre del año 2013. El libro finaliza con una de las versiones de “L’espace indecible”, correspondiente a la publicada en New World of Space, extraída de su manuscrito original depositado en la Fondation Le Corbusier. Una presentación de los fotógrafos Lucien Hervé y Cemal Emden, cuyas imágenes nutren el libro, y un extracto de las palabras de André Malraux en el acto de homenaje en memoria de Le Corbusier en el acto de su funeral, cierran esta publicación.

Como es casi evidente, los artículos tienen carices e intereses muy distintos. Probablemente sea la reunión de todos ellos lo que nos permita apreciar la multitud de referencias de las que se nutrió y, a su vez, ofreció Le Corbusier. Que nadie espere una respuesta sobre su posible pertenencia o su definición por una escuela o vanguardia “brutalista”. Le Corbusier desconfió siempre de academias y escuelas, de los estilos colectivos o de los pactos a corto plazo, del género que fueran. La libertad del artista había sido un principio por el que siempre había luchado y defendió hasta el final de sus días. En todo caso, si hay algo en común en aquel conjunto de obras es el redescubrimiento de la materia –una materia áspera, rugosa y ruda- pero a su vez honesta y humana, porque era capaz de revelar la acción de los hombres sobre el mundo, con sus defectos y logros. No en vano, defendiendo l’Unité de Nantes-Rezé de los ataques de sus oponentes, escribió: “amo esta rudeza, es lo que me gusta, es mi aportación a la arquitectura moderna: la reposición del honor de los materiales primitivos, la rudeza de la ejecución que es conforme al fin perseguido, es decir, amparar las vidas, no de serafines (…), sino las vidas del hogar que están en la batalla cotidiana donde lo trágico está cercano a las alegrías. Todo es cuestión de relación. La rusticidad es magnífica si contiene finura, la honradez y por demasía el equivalente victorioso: la proporción que lo es todo en Arquitectura (como por otra parte en la vida)”.

En conclusión, nos encontramos a un proteico volumen donde se recogen muy diversas aproximaciones sobre la obra del maestro franco-suizo. La edición cuidada, con abundante material gráfico, bien reproducido y oportunamente referenciado, así como el interés de muchos de los textos, invitan a tenerlo entre las manos.

Sumario:

Antoine Picon. De l’inquiétude en architecture.
­ Jacques Sibriglio. Qu’avez-vous voulu me dire?
­ Reyner Banham. Le nouveau brutalisme.
­ Stanistaus von Moos. « L’Europe aprés la pluie » ou le brutalisme face á l’Histoire.
­ Emmanuel Rubio. « Faire tenir debout des murs faits des pierres d’une ruine »:Le Corbusier face á la brutalité de l’Histoire.
­ Jacques Lucan. Harmonique périlleuse, le « calendrier Le Corbusier d’aprés 1950 ».
­ Cyrille Simonnet. Le béton. le brut et la truelle.
­ Roberto Gargiani, Anna Rosellini. La découverte du béton brut avec malfacons : chronique du chantier de l’Unité d’habitation à Marseille.
­ Maddalena Mameli. Le Corbusier et Nivola : la pratique du sand-casting.
­ Éric Mouchet. Une corde pour pendre ce que l’on voudra et autres emblèmes.
­ Jacques Sibriglio. Le Corbusier et Marseille.
­ Jacques Sibriglio. LC au J1, une machine à regarder.
­ Le Corbusier. L’ESPACE INDICIBLE.
­ Lucien Hervé photographies. « Vous avez l’âme d’un architecte » L.C.
­ Cemal Emden photographies. « Tout á chaque heure, n’est qu’oeuvre du temps présent.» L.C.

Jorge Torres Cueco

Le Corbusier et la question du brutalisme
Edición a cargo de Jacques Sbriglio
Editions Parenthèses, Marseille, 2013
286 pág. Ill.
ISBN : 978-2-86364-284-9

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 00_General Informations, 03_LC Library y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s