RUTE ALEXANDRA SANTOS DA SILVA CARLOS. A Ville Verte de Le Corbusier como sistema: uma perspectiva centrada no parque.

VILLE VERTE_0002
RUTE ALEXANDRA SANTOS DA SILVA CARLOS. A Ville Verte de Le Corbusier como sistema: uma perspectiva centrada no parque.
Autor: Rute Alexandra Santos Da Silva Carlos
Programa: Arquitetura. Especialidade de Cidade e Territorio
Universidad do Minho. Guimaraes. (Portugal)
Fecha de lectura: 5 de junio de 2013
Directores:
Xavier Monteys Roig
Paulo Jorge Sousa Cruz
Tribunal:
Maria Jose Oliveira. Vice-Reitora Universidad do Minho (Presidente)
Jorge Torres Cueco
Marta Sequeira
Vicenzo Riso
Xavier Monteys
Paulo Jorge Sousa Cruz
Calificación: apto por unanimidad
RESUMO
A dissertação tem como tema a Ville Verte – o modelo de “cidade-parque” que, em 1930, Le Corbusier imaginou para o sector residencial da Ville Radieuse. Para a analisar, iremos considerar: primeiro, os seus antecedentes (quer no âmbito da produção do arquitecto, quer no âmbito dos estudos que desenvolveu, designadamente, sobre Hénard); depois, o processo de trabalho que conduziu à fixação do modelo; e, por fim, a sua natureza sistémica. Defenderemos que a Ville Verte, mais do que um projecto, é um sistema de projecto.
A perspectiva sobre a Ville Verte que propomos, resultado de um trabalho de análise documental desenvolvido essencialmente na Fondation Le Corbusier, caracteriza-se ainda pela importância que atribui ao parque como elemento estruturante da cidade. Defenderemos que, mais do que um “fundo verde”, o parque é um suporte que organiza e complementa os vários constituintes da cidade, em relação aos quais mantém uma relação de efectiva interdependência.
ABSTRACT
The theme of this dissertation is the Ville Verte – the model of “park-city” that Corbusier imagined in 1930 for the residential sector of the Ville Radieuse (Radiant City). To analyze it we will consider: first, its antecedents (within the work of the architect, and within his studies, namely on Hénard); then, the process of work that led to the consolidation of the model; and, finally, its systemic nature. We will argue that Ville Verte, more than a project, is the system of a project.
The perspective we propose on the Ville Verte, as the result of a documental analysis carried out at the Fondation Le Corbusier, marks the importance given to the park as structuring element of the city. We will argue that, more than a “green background”, the park is a support that organizes and complements the several constituents of the city, in an effective relation of interdependence.
Rute Carlos
COMENTARIO
No es habitual asistir a la presentación de una tesis sobre Le Corbusier en el que un proyecto de ciudad sea el objeto de la investigación. Más bien asistimos a disertaciones sobre conceptos, edificios o pasajes sobre su autor. De ahí el interés y la importancia que, a mi juicio, tiene este trabajo.
En esta ocasión, Rute Carlos ha realizado un estudio encomiable sobre el proyecto de la Ville Verte de Le Corbusier. Ante él se plantean dos retos, primero desvelar las pautas con las que Le Corbusier se enfrenta a esta propuesta hasta convertirse en un sistema de proyecto –susceptible de ser aplicado en otros lugares- más que un proyecto en sí mismo. En segundo lugar, este trabajo también atañe a la consideración que Le Corbusier tiene sobre la naturaleza y su relación con el hábitat humano, que en cierto modo se nos puede antojar contradictoria. Baste recordar que en estos años hace dos afirmaciones bien diferentes. Así en Urbanisme (1925), en el pie de una foto del Parc de Monceau escribe: “”la ville de demain peut vivre totalement au milieu des verdures”.
Un año antes, en la segunda edición francesa de Vers une architecture Le Corbusier habla de la casa, de « une maison qui soit cette limite humaine, nous entourant, nous séparant du phénomène naturel antagoniste, nous donnant notre milieu humaine, à nous hommes ». La casa tendrá que ser nuestro protector frente al ambiente natural desordenado, antagonista, que nos acosa sin tregua ni descanso con su caos envolvente. Años después en sus Commentaires relatis à Moscou et à la Ville Verte (1930), escribe: “j’adore la nature, je souhaite y vivre, ma ce voeu est platonique; la vie est plus vorace et impérative”.
Esta aparente contradicción sólo puede resolverse de un modo: implantar un nuevo orden geométrico, “de esa generación que ama y desea un orden”, que declare la pertenencia al género humano, con el que refrenar y dominar su presencia agresiva: de ahí la contundencia de sus volúmenes blancos, cúbicos y aristados en contraste con la naturaleza. Ésta sólo cabe en el interior, ya domesticada, en sus terrazas-jardín.
Por tanto, el verde ya no será un espacio amorfo y naturalista, sino un sistema que entra en mutua interdependencia con los elementos constitutivos de la ciudad o la arquitectura. Esto es expresado con absoluta claridad en 1942, en la Maison des hommes: “un pacte peut être fait avec la naure” para la reforma en la escala de los dispositivos urbanísticos y para el nuevo orden de magnitud de los volúmenes edificados.
Este es un aspecto importantísimo en esta nueva propuesta que difiere completamente de todos los proyectos urbanísticos anteriores (Villa contemporánea para 3 millones de habitantes, Plan Voisin): el plano del suelo y del suelo verde, que es fundamental para el entendimiento del sistema geométrico que determina la ciudad.
La otra cuestión es comprobar como a través de este proyecto enmarcado dentro de esa voluntad de resolver el problema de la ciudad moderna, realmente lo que se propone es un sistema abierto a múltiples situaciones. De hecho, concluye con “cinco principios” análogos a los “cinco puntos de la nueva arquitectura” de Le Corbusier. Para ello, primeramente se traza una genealogía de su origen: las Rues à redents” (1921), los Lotissementes à redents (Ville Contemporaine, 1922),los Lotissementes à redents pour quartiers de résidence (Plan Voisin, 1925),y finalmente, la Ville Verte (Ville Radieuse, 1930).
Conjuntamente, se analizan los precedentes que vienen reseñados en un segundo volumen con tres anexos relativos a las referencias que hace Le Corbusier a sus estudios sobre los “jardines y parques”, la ciudad de Paris y la obra de Hénard con sus Boulevard a Redans (1903) y la Rue future (1910). La tesis se detiene en comprobar esta genealogía y los precedentes, todos ellos más o menos conocidos, pero ahora, pacientemente mostrados y demostrados.
La pregunta que me queda pendiente es ¿qué ocurre en el pensamiento de Le Corbusier para que esta ciudad “radiante” y “verde”, radiante porque en ella se dan las “alegrías esenciales” –soleil, espace, verdure- se sustente en la residencia y en el verde como sistema?.
La Ville Verte surge como respuesta al cuestionario de Moscú. Pero también en su viaje a Sudamérica de 1929. Es precisamente, a la vuelta de esta gira, donde seguramente va gestando su nueva concepción urbana. Probablemente, como ya se ha repetido muchas veces, y como él mismo escribe en su “Corolario brasileño… que es también uruguayo”: “cuando, por el avión, todo se ha hecho más claro y ya habéis aprendido esta topografía (…) habéis sentido nacer unas ideas, habéis penetrado en el cuerpo y el corazón de la ciudad, habéis comprendido parte de su destino…”. En Precisions podemos encontrar ya afirmaciones como “Il faut tuer la rue” o “la ville pour devenir la VILLE VERTE”, que evidentemente que, inequívocamente, preludian esta nueva propuesta.
Probablemente, la visión de la naturaleza, de las extensiones del verde natural debieron generar un anhelo por construir aquella nueva ciudad. Sobre todo si pensamos en su visión tan negativa de la periferia parisina, de “la lèpre des banlieues”, que el modelo urbano de centro-periferia había generado. También, como recordaba su director Xavier Monteys, a la vuelta de este viaje debió reencontrar algo que siempre había visto y con el que se comenzaba este comentario: el Parque de Monceau, quizás era un fragmento, el primer fragmento, de esa Ville Verte con la que soñó una y otra vez.
La tesis ofrece al final un plano con el dibujo de algunas de sus propuestas donde esta concepción de la Ville Verte como sistema queda refutado : l’Ilot Insalubre Nº 6 (1937), el Bastion Kellerman o las distintos proyectos de l’Unité, como tema queda abierto a sucesivas reflexiones. Por ejemplo, me atrevería a afirmar que este « sistema de proyecto », donde el plano del suelo asume un protagonismo total, sólo logra ser materializado en Chandigarh.
Merece ser destacada una cuestión final: el valor del dibujo, como instrumento de conocimiento y reconocimiento. Aquí la tesis resulta nuevamente efectiva, pues se han reproducido planos y bocetos originales de la Fondation Le Corbusier, así como se han redibujado un buen número de documentos para favorecer su comprensibilidad y poder comparar entre las distintas propuestas. Se incluye también un apartado, “Documentaçao sobre a Ville Verte” donde va desgranando la documentación que Le Corbusier preparó para distintas publicaciones. Por ejemplo, así reconocemos la notable diferencia entre los dibujos para La Maison des Hommes respecto a los publicados en Plans o en la Oeuvre complète, dirigidos a un receptor también muy diferente.
En conclusión, nos felicitamos de la lectura de esta excelente tesis, que hacemos extensiva a su autora, Rute Carlos y a sus directores, Xavier Monteys y Paulo Cruz, que han conducido con fortuna este importante trabajo.
Jorge Torres Cueco
Anuncios
Esta entrada fue publicada en 00_General Informations, 06_Thesis y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s