GILLES RAGOT: Le Corbusier à Firminy-Vert. Manifeste pour un urbanisme moderne.

La ciudad de Firminy era una pequeña población ubicada en el Camino de Santiago que creció bajo el impulso de su producción minera. De hecho, constituyó la primera explotación de hulla y el primer municipio que tuvo vías de tren para transportar el carbón hacia la región parisina. Conocido como “Firminy-la Noire”, por ubicarse no sólo las minas de carbón, sino por acoger las principales instalaciones siderúrgicas francesas (allí se llegó a producir la mitad del acero de Francia), generando una paisaje industrial insalubre, gris, con un caserío abigarrado y caótico, sin dotaciones públicas suficientes y unas condiciones sanitarias muy precarias.

M. Eugène Claudius-Petit elegido en mayo de 1953 alcalde del municipio, anteriormente Ministro de la Reconstrucción y artífice del encargo de L’Unité de Marsella a Le Corbusier, inicia un plan de renovación de la ciudad. En 1953 los arquitectos Charles Delfante, André Sive y Marcel Roux hicieron el proyecto del conjunto de Firminy-Vert, junto a Saint-Étienne (Loire). Este proyecto adquirió cierta celebridad como ejemplo de un urbanismo moderno concebido bajo los principios de La Carta de Atenas.

Le Corbusier, muy a su pesar, no directamente implicado en el plan de Firminy-Vert, aparecerá como consejero de su viejo amigo Claudius-Petit, del que recibirá finalmente el encargo de la configuración del lugar formado por Le Stade Municipal (1955-1969), La Maison de la Culture et de la Jeunesse (1955-1969), Le Théatre en Plein Air (1955-1971), L’Unité d’Habitation (1959-1968) y L’Églisse Saint Pierre (1960-2006) terminada por su antiguo colaborador José Oubrerie, tras no pocas vicisitudes. Este conjunto constituye un inequívoco manifiesto de las concepciones urbanas y arquitectónicas de Le Corbusier.

El conjunto deportivo se configura como un ágora helena ocupada por el campo de deportes y flanqueada por la Maison de la Culture et de la Jeunesse y la tribuna del estadio, que equivaldrían a la estoa griega. En el proyecto original ambos usos conformaban un único edificio que se proyectaba hacia las pistas deportivas. Este es el origen de la singularidad de la casa de la cultura, que en su construcción con su cubierta con la forma de la catenaria de los cables atirantados que soportan las placas de hormigón y su silueta inclinada que alude a la tensión de los cables, aludía a las obras de ingeniería de “grandeza romana” que ya había ensalzado en 1918 en su manifiesto sobre el Purismo.

En l’Unité, a pesar de las limitaciones económicas, la ausencia de equipamientos comerciales en su interior y la pequeñez de las viviendas, retomaba nuevamente la diferenciación estructural entre los pilotes pantalla de la planta baja y la estructura aérea, que había definido en Marsella. También en Saint Pierre existían ecos del pasado al retomar el proyecto de l’Églisse du Tremblay, no realizado en el año 1929: pero ahora producido por la transformación de una planta cuadrada en un cono truncado. Los mecanismos de aproximación al edificio a través de pasarelas, los efectos de la iluminación en su interior o la plasticidad del graderío de los fieles o la presencia de los elementos naturales, como el transcurso del agua o los efectos de la luz, son retomados nuevamente. Es una muestra de su continua reflexión sobre la arquitectura, entre la memoria de proyectos precedentes, la revisión del tipo de l’unité o la intensidad creativa de su recherche patiente, fruto de la vitalidad septagenaria de Le Corbusier.

Este voluminoso libro nos ofrece una detenida crónica de la génesis y evolución de este conjunto urbano y arquitectónico emblemático del desarrollo industrial francés y de la obra de Le Corbusier en la segunda mitad del siglo XX. Profusamente ilustrado, con un buen número de documentos y dibujos inéditos y un aparato crítico destacable, también del proyecto urbano de Charles Delfante, André Sive y Marcel Roux, constituye un muy recomendable documento para conocer este periodo de la arquitectura de Le Corbusier en Francia.

Jorge Torres Cueco

RAGOT, Gilles

Le Corbusier à Firminy-Vert. Manifeste pour un urbanisme moderne.

Éditions du patrimoine, Centre des monuments nationaux.

Paris, 2011

ISBN: 978-2-7577-0152-2

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 00_General Informations, 03_LC Library y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s