LE CORBUSIER EXPONE

Bajo la dirección de María Isabel Navarro Segura, Catedrática del Departamento de Historia del Arte de la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de La Laguna, tuvo lugar la exposición “Le Corbusier expone” en el Centro Atlántico de Arte Moderno-CAAM de las Palmas de Gran Canaria (febrero-abril, 2011) y en el Musée des Beaux Arts et d’Archéologie de Besançon en Francia (junio-agosto 2011). Como su título nos permite adivinar, dicha exposición estaba dedicada a la obra expositiva de Le Corbusier en su doble vertiente: por un lado, los proyectos de museos y su evolución desde las casas de artistas a sus realizaciones en la India y Japón; por otro, los montajes artísticos que Le Corbusier realiza y las exposiciones sobre su obra, en las que él estuvo siempre implicado.

El asunto, por tanto, no está exento de interés pues se dirige a desentrañar tanto como debía exponerse la obra artística en general, como el modo en que debía percibirse sus propias realizaciones. Acción y contemplación constituyen, por tanto, el objeto de esta indagación sobre los espacios expositivos en los que Le Corbusier tuvo que involucrarse. Para ello, su autora, elabora un largo escrito donde trata de reconocer cómo se produce este hecho a través de diversos argumentos: la importancia de la poesía en la formación y pensamiento de Le Corbusier, sus relaciones con la masonería ya desveladas por Jan K. Birksted en Le Corbusier and the Occult (2009), las “cuatro composiciones” y “sus cinco puntos de la nueva arquitectura”, “la promenade architectural” o las composiciones en espiral y esvástica ya desarrolladas en el Mundaneum hasta su culminación en los museos de Ahmedabad, Chandigarh o Tokio. Quizás, en esta parte, el discurso resulte un tanto confuso por la confluencia de tantas  referencias diversas y propuestas sin una secuencia que vaya más allá de su cronología.

En los siguientes capítulos, destinados a las exposiciones y proyectos expositivos desde la primera muestra en la Galería Thomas en 1918 hasta 1965, resulta más sugestivo ir descubriendo la importancia que Le Corbusier iba concediendo al modo en que su obra plástica y arquitectónica era expuesta. Aquí confluye, por un lado, la selección de las obras que presenta y, por otro, los artificios narrativos –materiales, montaje, diseño y recorrido- que va empleando en cada caso. La abundancia de la documentación procedente de la Fondation Le Corbusier -los bocetos, correspondencia, notas y catálogos- en parte reproducida en las ilustraciones, permiten reconstruir su mirada sobre su propia obra y su concepción de “la exposición como hecho estético”, en el que se hermanaban arquitectura y arte como un único e inseparable acto. El catálogo, en su versión española, se completa con un listado de las exposiciones sobre su obra y fuentes bibliográficas.  A pesar de la acumulación y del cierto desorden en su maquetación un tanto confusa, el material gráfico impreso a gran tamaño resulta un magnífico complemento a los argumentos expuestos. Es una justa recompensa para el lector, que dispone de planos, bocetos y dibujos, material fotográfico y buenas reproducciones de su obra plástica, reunidas en este grueso volumen.

El catálogo del museo de Besançon, levemente más modesto en el número de imágenes, consta del mismo artículo del volumen de Las Palmas, ahora acompañado por un texto de Enrique Granell dedicado a “Le Mundaneum et la polémique Le Corbusier-Karel Teige” y otro extenso escrito de Sophie Bernard, “Besançon, Besson, Béton…”, sobre la intervención en el Musée de Besançon  para albergar la colección de George y Adèle Besson (con más de 300 obras, entre las cuales se encuentran telas de Signac, Matisse, Bonnard o Picasso), cuyo proyecto fue inicialmente solicitado a Le Corbusier –que rechazó ante su inmenso quehacer en la India- para ser realizada por  Luis Miquel, uno de sus discípulos de Le Corbusier, entre 1967 y 1970 con una interesante obra realizada en hormigón visto en el patio interior del antiguo edificio. Como en el anterior, aún con similares problemas de maquetación, las ilustraciones bien merecen recrearse en ellas, pues nos invitan a pensar en la intensidad de Le Corbusier frente a un asunto que exigía también una intensidad en la mirada.

Jorge Torres Cueco

A.A.V.V. Le Corbusier expone. Edita Centro Atlántico de Arte Moderno-CAAM, Las Palmas de Gran Canaria, 2011. 418 pág. ISBN: 978-84-92579-05-1

A.A.V.V. Le Corbusier expose. Silvana Editoriale Spa. Milán, 2011. 208 pág. ISBN: 9788836621057.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 03_LC Library, 07_Exhibitions y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s