UNIDAD DE HABITACIÓN DE MARSELLA. ARQUITECTURA, 1951

La admiración que hoy en día suscita L’Unité d’Habitation de Marsella no fue siempre habitual  entre arquitectos y  público en general. Es más, los siete años que transcurrieron desde su concepción a su construcción estuvieron plagados de, como mínimo, desconfianza y, en muchas ocasiones, de aceradas críticas, incomprensiones, informes negativos y trabas de todo género. Así sufrió la oposición de la Société des architectes diplômes par le Gouvernement (SADG) por el incumplimiento de los reglamentos. La Société pour l’esthétique de la France intentó una querella contra Le Corbusier acusado por no tener su inmueble permiso de construcción. Incluso el Conseil Supérieur de l’Hygiène anunció que l’Unité iba a provocar enfermedades mentales.  Este es el documento que les ofrecemos en esta ocasión: el Informe del arquitecto Maurice Puteaux, miembro de este Consejo de higiene pública en su sesión del 11 de octubre de 1948. Sólo el apoyo de siete ministros desde Raoul Dautry a Eugène Claudius-Petit, permitieron que esta obra fuese llevada a buen puerto.

El texto es tremendamente maniqueo y, a su vez, poco menos que irónicamente divertido, porque el relator se dedica a recoger frases de Le Corbusier y confrontarlas con la obra ejecutada o en proyecto.  Así, se denuncia la ausencia de ventilación e iluminación de la calle interior y de las células tipo que, también, se consideran incómodas: falta de intimidad en los dormitorios-tribuna de los padres, también para “la madre que quiera vigilar el sueño de sus hijos”;  la oscuridad de las zonas de aguas, las camas en penumbra de las habitaciones de los hijos, etc… hasta  proponerle al arquitecto que recoja los consejos de un psiquiatra.  Las mismas dudas se lanzan sobre las zonas comunes, desde la escasa ventilación, la oscuridad, la protección contra los roedores o la lucha contra los insectos. Incluso se lanzan dudas sobre sus precios de venta. “la experiencia que se propone es una aventura” que puede conducir a “un error capital”.

Es, cuanto menos, sospechosa la colaboración de Carlos de Miguel y la Revista Nacional de Arquitectura, en la publicación de este informe –sin apenas información complementaria- que permitan un juicio más equilibrado. No es de extrañar, el artículo es publicado en febrero-marzo de 1951, cuando la arquitectura moderna era en nuestro país una auténtica quimera.  Sin embargo hoy, gracias a restauraciones y obras de mantenimiento asistimos a su noble y venerable envejecimiento.

“Unidad de vivienda Marsella”. Revista Nacional de Arquitecturanº 110-111. Madrid, febrero-marzo, 1951. Pág.42-47.

Adjuntamos el artículo completo para su descarga: RNA 110-111 1951 01

Jorge Torres Cueco

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 00_General Informations, 02_Scattered texts, 08_LC Journeys y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s