Les heures claires, Josep Quetglas

les heures claires

PROYECTANDO LA VILLA SAVOYE
Quizás alguien pensó que nada nuevo se podría decir de la Villa Savoye, un pequeño proyecto que Le Corbusier realiza en el municipio de Poissy, a pocos kilómetros de París. Un proyecto convertido en emblema y manifiesto de la arquitectura moderna por críticos y epígonos de Le Corbusier, que vierten todo género de opiniones e interpretaciones sobre la concepción y significado de esta propuesta conclusiva del purismo arquitectónico.
Afortunadamente, no ha sido así. Josep Quetglas, en Les Heures Claires, despliega toda su capacidad analítica para reconstruir para nosotros ese proyecto. Como explica en su introducción el libro se divide en dos grandes capítulos. En el primero, traza el camino que recorre su realización: cómo se gesta, como avanza y se modifica en medio de seguridades, dudas y arrepentimientos: como corresponde a un proyecto real. Aquí Quetglas sigue un camino casi inexorable, escudriñando, como un avezado detective, planos tras plano, boceto tras boceto, hasta los más mínimos detalles de cada una de las propuestas que va enhebrando Le Corbusier, casi poniéndose en la piel de su autor, para conducirnos en el fragor de este proceso desde su concepción a su desenlace. Es el momento “brutal y técnico” donde sus pruebas son los planos, dibujos, acontecimientos y referencias. Son estos los argumentos que esgrime para cambiar el orden de las dos propuestas fechadas en planos el 6 y 7 de noviembre (FLC 19635 y FLC 19662), que según Quetglas corresponderían al segundo modelo de proyecto –en los momentos iniciales- frente a otras interpretaciones que los sitúan mucho después.
El segundo capítulo, “una arquitectura”, por el contrario, establece un juego de asociaciones de ideas e imágenes, “libre y lírico” que nos acercan a la imaginación de Le Corbusier. Aquí surgen retazos de la memoria de su arquitecto (Pompeya, siempre Pompeya), episodios de “la historia, mi único maestro” según Le Corbusier, recursos plásticos que impregnaron su retina, y que vuelven una y otra vez como materiales de proyecto (el pilar central, la ventana-marco, las cuatro columnas, etc).
Entre ambos, se imprimen los planos de cada una de las propuestas que se realizaron con sus variantes, redibujadas minuciosamente y acompañadas por sus maquetas. En estos planos se reúnen ambos capítulos, ambos momentos de un proceso en el que razón e imaginación se cruzan continuamente: son casi simultáneas en este arquitecto de una admirable capacidad de síntesis.
Creo que lo verdaderamente importante es que este libro ofrece mucho más que un estudio en profundidad de esta obra. Primero, porque a lo largo de sus páginas se va descifrando quién es Le Corbusier: su modo de proyectar, el recurso a la memoria que nutre sus obras, su sentido perceptivo, su capacidad de visualizar el espacio en su mente, sus estrategias y sus motivos plásticos, las fuentes de su imaginación, las interrelaciones con su pintura como momentos de una única disciplina plástica, sus obsesiones, su terquedad y su incesante búsqueda de precisión. La Villa Savoye es un magnífico telón de fondo donde esbozar una manera de hacer que le acompañará a lo largo de su vida. Es, realmente, una invitación a conocer su compleja y proteica personalidad.
Y en segundo lugar porque, a mi juicio, constituye un modelo de lo que puede ser una tesis de proyectos de arquitectura. Quetglas en este libro y, a través de este minucioso proceso, se configura como el autor de los dibujos y poseedor de su imaginación y memoria: suplanta al mismo Le Corbusier para convertirse en el verdadero arquitecto que proyecta la Villa Savoye. Una tesis, por tanto, de proyectos.
Recuerdo que Juan Navarro Baldeweg dijo que este era un libro “de culto” entre arquitectos. No creo que esta expresión le haga muy feliz a Pep en su menosprecio a “los especialistas” que cosifican la realidad y la historia. Pero no deja de ser cierto que para cualquier interesado por la arquitectura del maestro francosuizo es de lectura obligada. Dicen que tardó diez años en escribir este libro –es justo-, pero nos gustaría pensar que el próximo no tardará. Lo esperamos.
Jorge Torres
FICHA BIBLIOGRÁFICA:
QUETGLAS, Josep, Les Heures Claires. Proyecto y arquitectura en la Villa Savoyes de Le Corbusier y Pierre Jeanneret, Massilia. Associació d’idees. Centre d’Investigations Estètiques. Sant Cugat del Vallés, 2008. ISBN 84-87478-48-4
Anuncios
Esta entrada fue publicada en 03_LC Library y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s